El siglo XXI vino (y sigue) cargado de grandes avances en multitud de campos. Transporte, tecnología, salud, educación… sin embargo, no son pocos los artículos donde se habla acerca de los procesos constructivos y sobre cómo éstos parecen no avanzar al mismo ritmo que otras áreas, sobre todo en España. No, no es el caso de las naves de Mekanaves.

A mediados del siglo XX hubiera sido fácil que ante la pregunta sobre qué cosas cambiarían en 100 años, cualquiera se hubiera aventurado por decir que la prefabricación sería la reina en el proceso constructivo. Que las construcciones modulares estarían a la orden del día, permitiendo construir, como ya se ha hecho en China, por ejemplo, edificios de viviendas en meses o incluso días. Pero sin embargo, en la edificación sigue reinando el ladrillo sobre ladrillo para cubrir fachadas, realizar particiones interiores etc.

Naves modulares de rápido montaje
bajo la filosofía “Do it yourself”

Pero en el área agrícola, industrial, ganadera etc. sí se ha apostado por la prefabricación y por una manera más ágil de construir. Hoy, Mekanaves va un paso más allá ofreciendo naves prefabricadas modulares y de automontaje. En Mekanaves entendemos la modularidad como la capacidad de crear espacios útiles para nuestros clientes, que atiendan al 100% a sus necesidades. Asimismo, apostamos por espacios que puedan ser ampliados en un futuro de forma sencilla, para acompañar al cliente en su recorrido laboral o de ocio. Así pues, lo que hoy puede comenzar siendo una explotación para gallinas con un número determinado de éstas, rápidamente podría pasar a multiplicar su volumen de explotación.

Además, teniendo en cuenta que es el propio cliente, bajo la filosofía de nuestra maca “Do it yourself” el que pueden encargarse del montaje de su propia nave, los plazos para este tipo de ampliaciones (y de nuevas construcciones) son verdaderamente cortos, pudiendo tener montadas nuestras naves en apenas un par de meses desde el primer contacto con el cliente y sus primeras decisiones.