Francisco es el propietario de Lázaro Agropecuaria S.L., un negocio familiar de recría de pollitas que lleva más de 40 años pasando de generación en generación. Pero los tiempos cambian, el negocio ha crecido y de ahí es de donde nace la colaboración con Mekanaves.

Esta empresa ganadera necesitaba una ampliación de su espacio debido al aumento de la actividad avícola y quería adaptarse a los cambios que han surgido en la avicultura y en concreto en la recría de pollitas.

¿Por qué y para qué necesitabas una Mekanave?

Llevamos mucho tiempo dedicándonos al sector de la avicultura y es un mundo que está en continua evolución, queríamos ampliar la explotación por los cambios y porque ya lo empezábamos a necesitar. Esta es la cuarta nave que tenemos, y debemos adaptarnos a las nuevas necesidades y requerimientos del sector, además, queremos enfocar nuestra explotación cada vez más hacia la recría de pollita campera, actividad que también requiere de diferencias en las explotaciones avícolas.

¿Cómo conociste Mekanaves?

Conocí vuestra empresa a través de un amigo. Con el ‘boca a boca’ de toda la vida en seguida comencé a hablar con el equipo y la relación es ya una amistad.

¿Por qué nos elegiste?

Sobre todo por la rapidez y el fácil montaje de vuestras naves, queríamos la nave lo antes posible y que no fuera una obra de gran envergadura ni que nos llevara mucho tiempo. Además, en mi caso, escogí la opción de contratar un equipo propio de Mekanaves para que hicieran toda la obra, así que fue muy sencillo y rápido, que es lo que buscaba. Otra de las cosas que me convenció fue que no se necesita mucha maquinaria para llevar a cabo la obra.

Nave galvanizada ganadera en Mainar, Mekanaves

¿Cómo fue el proceso hasta que decidiste finalmente seguir adelante con nosotros, envío de presupuesto, planos…?

Desde el momento en el que me puse en contacto con Mekanaves todo el equipo estuvo a disposición de cualquier duda que me iba surgiendo y no fueron pocas porque era la primera vez que veía y empezaba a conocer y a trabajar con un tipo de naves ganaderas como estas.

¿Cómo ha sido el proceso de montaje?

Me resultó muy sencillo y fácil en general, además de rápido y con necesidad de muy poca maquinaria, y esto es de lo que más me gustó.  Además, el equipo técnico estuvo a nuestra disposición en todo momento y me ayudaban en cada pregunta que tenía.

 

Interior de una nave de avicultura de recría de pollitas, Mekanaves

 

¿Cuáles han sido los tiempos de todo el proceso?

Los tiempos fueron los adecuados, me quedé contento tanto con los tiempos hasta que me enviaron los planos, como los del proceso de montaje. El montaje en sí, creo que fueron unos 12 días, así que muy bien.

 

¿Cuál es tu grado de satisfacción?

Estoy muy contento con el resultado, ya lleva funcionando la nave casi dos años y no me puedo quejar, de hecho, hay planes de ampliación, aunque no por el momento. Seguramente apueste de nuevo por Mekanaves. Me parece que son unas instalaciones que encajan a la perfección para este tipo de explotación ganadera.