Jesús es agricultor, concretamente se dedica al sector vitivinícola. Lleva más de tres décadas dedicado a la agricultura y tiene muy claras cuales son sus necesidades. Llegó hasta nuestra empresa, MEKANAVES, navegando por internet. “Mi tiempo era limitado y tenía muy claro que quería una nave prefabricada”. Después de contactar con nuestro departamento comercial, Jesús decidió no buscar soluciones en otras empresas. “Me encajó el proyecto, el precio y el tiempo de construcción. Decidí no perder más tiempo en buscar otras alternativas porque MEKANAVES respondía a lo que necesitaba”.

En MEKANAVES nos dedicamos al diseño y construcción de naves a medida. El plazo máximo de construcción que nos marcamos es de 8 semanas, desde que se firma el proyecto hasta que se entregan las llaves de la nave. Y precisamente esta fue una las bazas que jugó a nuestro favor en el proceso de toma de decisión de Jesús.

 

“Los plazos de construcción de MEKANAVES encajaban perfectamente en mi proyecto. En 5 semanas la nave estaba lista para emplearla»

Desde que dije sí a los planos definitivos hasta que tuve la nave a pleno rendimiento pasaron 5 semanas. Teniendo en cuenta el tiempo de secado del hormigón de la solera y los veinte días para la construcción de las piezas. El montaje de la nave agrícola completa duró 3 días”.

mekanave-montaje-estructura-vitivinícola

Imagen tomada durante el montaje de la estructura galvanizada de la nave metálica.

La nave de Jesús está ubicada en un terreno propiedad del cliente en la localidad de Ábalos. La MEKANAVE tiene 190 metros cuadrados y sirve como almacén para los aperos propios de la actividad agrícola. “En el tiempo que la nave lleva construida no nos ha dado ningún problema”. El aislamiento, tanto en las paredes laterales como en el tejado, son los adecuados para el uso al que está destinada la nave. Los acabados, tales como las puertas y ventanas, también se encuentran en perfecto estado y no han dado ningún quebradero de cabeza a nuestro cliente.

Una nave agrícola es una instalación aparentemente sencilla, pero su existencia puede complicarnos el día a día si su construcción no ha sido la adecuada. Jesús sabía desde el primer momento que encontrar un precio ajustado era muy importante, pero que la calidad de los materiales y los acabados, y el sistema de construcción, eran fundamentales para evitar problemas a futuro.

 

“He recomendado MEKANAVES a varios vecinos de la zona. Incluso han venido a visitar mi nave para comprobar los acabados y las prestaciones de la instalación”

Nuestra mejor carta de presentación son siempre nuestros clientes. Jesús es uno de nuestros clientes prescriptores, y agradecemos siempre que haya depositado su confianza en nosotros. Sabemos que si él está satisfecho, nuestro trabajo tiene sentido.